Guantánamo, Cuba – Luego de hacer noticias al sacar el dedo malo durante un concierto al mismo tiempo que una de sus canciones hacía referencia al Presidente George W. Bush, el cantante puertorriqueño Ricky Martin se halló siendo enviado a la prisión para combatientes enemigos en Guantánamo, Cuba.


Ricky Martin, riéndose de lo lindo luego de haberle sacado el dedo malo a Bush, a la izquierda; Ricky Martin, siendo llevado a su celda, ya no tan risueño, a la derecha

El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Tony Snow, declaró en una conferencia de prensa: “Este acto anti-patriótico de Ricky Martin sólo sirve para envalentonar al enemigo, o, repitiendo la frase que suelo usar cada vez que me prenden un micrófono al frente, embolden the enemy™”. Snow dictó que, aparte del “ofensivo gesto contra el hombre más patriótico de la nación”, otras razones dieron causa para considerar a Ricky Martin como a un posible combatiente enemigo: “Primero que nada, se le ha escuchado decir palabras de claro corte árabe, como ‘almohada’ y ‘ojalá’ (que creo que quiere decir ‘¡Que viva Allah! ¡Muerte a Jesús!’). Además, eso de ‘mueve tu bon-bon’ suena a que está hablando de alguna bomba u otro tipo de explosivo”.


Tony Snow, leyendo la lista de ofensas pro-terroristas de Ricky Martin: “Según mis datos, veo que el martes pasado se comió un faláfel con hummus: ¡sólo con el testigo!”

Al ser llevado al campamento en Guantánamo, Ricky Martin se topó con la sorpresa de reconocer a otras personas del ámbito de la farándula que también habían sido llevadas ahí por sospechas del gobierno estadounidense. Por ejemplo, el añejo y rubenesco luchador de lucha libre, Abdullah the Butcher, fue arrestado meramente por su nombre: en las palabras de Snow, “Con lo de ‘Abdullah’ ya tenía medio pie en la cárcel, y con lo de ‘Butcher’ ni se diga: ¿a quién quiere descuartizar? ¿A América?”.


El luchador Abdullah the Butcher, a la derecha, “junto a quien de seguro es su manejador en Al Qaeda, enseñándole cómo aplastar píos americanos cristianos con su voluminoso cuerpo”, según Snow

Ni siquiera las féminas quedaron fuera de la redada, dado que hasta la despampanante cantante Shakira figuraba entre las detenidas en el campamento. Explica Snow: “Tiene canciones con frases en árabe, que de seguro promulgan la destrucción de América, y sus movimientos de caderas tan sensuales tienen que ser un complot para hipnotizar al pueblo americano y quedársenos con el país”.


La cantante Shakira, bailando sensualmente vestida de chica de harem; Snow confiesa: “Con dos meneítos de sus caderas, admito que hasta yo estoy medio listo para venderle el alma a Mahoma”

Más sorprendente e inusitado que eso, sin embargo, fue la presencia de Apú, el simpático personaje de ‘Los Simpsons’ que atiende un mini-supermercado en el ficticio pueblo de Springfield, dado que éste es simplemente bidimensional y no existe en el mundo real. “Al gobierno americano no se le escapa nadie… ¡ni los muñequitos!”, advierte Snow. “Y sí, antes de que me vengan con vainas, sabemos que Apú es hindú y no árabe, pero por si las moscas…”


Apú Nahasapeemapetilon, ahora prisionero también en Guantánamo, rogando en su adorable acentito hindú: “¡Bor fabor, libérenme de esta cárcel berde!”

Ante su sorpresivo arresto y detención en el campamento de Guantánamo (donde ni siquiera tiene derecho a representación legal), Ricky Martin no sabía qué decir, y se limitó a sacarle el dedo malo a una foto del Presidente Bush pegada a una pared.