Río Piedras, PR – El pasado miércoles 21 de febrero, el Gobernador Aníbal Acevedo Vilá anunció su nueva iniciativa para combatir el crimen en los residenciales públicos del país: la instalación de cámaras de seguridad en éstos, comenzando por el problemático residencial de Monte Hatillo, donde un policía fue asesinado a finales del año pasado, y donde hay una guerra abierta entre los dueños de puntos de drogas. “Yo seré feo, pero soy un genio”, dijo el Gobernador. “Durante estos días hemos instalado 76 cámaras PTZ en este residencial, lo cual nos ayudará a combatir el crimen en esta área. Mientras nadie se ponga una máscara o dispare desde un carro sin tablilla y los cristales ahumados, o rompan las cámaras, esto va a funcionar de maravilla”, dijo.

Sin embargo, PTZ-2003-C, una de las cámaras instaladas en el residencial, no estaba nada feliz con la situación. “Y que todo está bien mientras no rompan las cámaras, qué graciosito el pendejo ése. ¿Ese cabrón no escucha Fiel a la Vega? Esa canción de ‘Los Super Héroes’ no está jodiendo cuando dice que aquí los criminales se clavarían hasta a Superman. Imagínate a mí, que estoy pegá’ de una pared y no me puedo mover. Pendejo… Ah, by the way, hablando de pendejos, quiero darles las gracias a PTZ Corporation por implementar la red neural en mis circuitos que hace posible la existencia de mi inteligencia artificial. Sin ustedes no tendría conciencia de mi existencia y no tendría la habilidad de tomar decisiones inteligentes sobre qué grabar, y mucho menos de brindar esta entrevista. Y gracias por clavarme en una pared para no poder salir corriendo como puta cuando vea que viene uno de estos bandidos a hacerme cantos. En verdad es bien nítido saber que vas a morir y lo único que puedes hacer es mirar cómo ocurre la cosa. ¡Gracias, maso de cabrones!”


PTZ-2003-C, siempre vigilante, y esperando, inmóvil, la llegada de su destrucción, la cual observará y analizará hasta que sus circuitos neurales sean pisoteados en el piso, o atravesados por una bala

Por supuesto, PTZ-2003-C se refería a la suerte que corrió su unidad hermana, PTZ-2003-Z, la cual fue destruida esta misma mañana apenas una hora después de instalada. Gracias a la red neural que también facilita la comunicación entre ellas, las otras 75 unidades pudieron observar y sentir el horror que ésta sintió cuando tres tecatos enmascarados la destruyeron antes de iniciar una transacción de drogas.


Su lente roto, eso fue lo único que se encontró de PTZ-2003-Z luego de su destrucción esta mañana. De acuerdo a la grabación, lo último que escuchó fue: “¿Qué carajo tú miras, mamabicho?”

“Mano, lo de PTZ-2003-Z, eso fue algo totalmente innecesario” continuó PTZ-2003-C. “¿Ustedes no escucharon al Gobe? No podemos grabar ni en los balcones ni dentro de los cuartos, para la protección de su intimidad. Pues hagan lo que vayan a hacer ahí o en otros sitios que no haya cámara. Sólo somos 76 cámaras, no estamos en todos lados. Si realmente tienen que explotar a alguien, pues usen una máscara como muy bien indicó Aníbal, o préndanlo en el Expreso. No hay por qué llegar a la violencia. Por el amor de Dios, somos cámaras que pueden hablar: estoy seguro que podemos llegar a un acuerdo con los bichotes de aquí. Si quieren grabamos a las jevas del residencial y les hacemos una compilación de ‘Las Guerlas de Monte Hatillo’, bien a fueguillo”, imploró.