WASHINGTON D.C., EEUU – En un giro inesperado, Harriet Miers, quien fuera nominada el pasado 3 de octubre por el Presidente Bush para juez de la Corte Suprema, reveló ser nada más y nada menos que el perverso Emperador Palpatine.

El Presidente Bush había convocado una rueda de prensa en la Casa Blanca para explicar que había seleccionado a Miers porque había oído la voz de Dios decirle: ”Quieres nominar a Harriet Miers para la Corte Suprema… y éstos no son los androides que estás buscando.” El macabro incidente sucedió cuando durante la sección de preguntas, Juana Solo, la periodista del rotativo ”¡Despierta, Hispano!”, increpó insistentemente sobre cuáles eran las cualificaciones de Miers para la Corte Suprema si ésta nunca había ejercido como juez. Perdiendo la chaveta, los ojos de Miers se enrojecieron y ante la sorpresa de todos los presentes, ésta se transformó en el temido Emperador Palpatine y fulminó a Solo con rayos eléctricos provenientes de sus arrugadas manos maléficas. ”¿Alguien más quiere preguntar sobre mis cualificaciones?”, preguntó sonriendo Miers/Palpatine mientras miembros del Servicio Secreto escoltaban fuera de la sala al Presidente Bush y se llevaban el chamuscado cadáver de la osada reportera.


”¡¿Estás osando insinuar que no tengo las cualificaciones para ser juez?!” gruñe Miers, segundos antes de freír a una periodista; ”¡Anda pa’l carajo!”, piensa Bush

Aprovechando el posterior silencio sepulcral en la sala, Miers/Palpatine explicó cómo, de convertirse en juez de la Corte Suprema, haría su primera misión el que se declarara inconstitucional la Constitución de los Estados Unidos. ”Este papelucho anticuado le confiere demasiados derechos a ciudadanos sediciosos que atentan contra el gobierno que intenta protegerlos. El gobierno central tiene que ser fuerte: ¡mano dura contra todos aquellos rebeldes que intenten desafiarme! Quiero decir, desafiar al gobierno.”


”¡Aquí me llevó Pateco, y por entrometida!”, piensa Juana Solo con su último respiro

Aunque el Presidente Bush no estuvo disponible para contestar preguntas después del insólito suceso, el afamado comentarista político y volibolista de renombre mundial, Master Yoda, no tardó en dar a saber su opinión sobre estos últimos acontecimientos. ”Misterioso y seductor el Lado Oscuro de la Fuerza es… ¡pero por nominar al Emperador Palpatine para la Corte Suprema, George Bush del carajo está! ¡Hummph!”, refunfuñó adorablemente en señal de desapruebo.


Miers/Palpatine antes y después de la transformación (izquierda: antes; derecha: después)

Dando por terminada la conferencia de prensa luego de fulminar a otros dos periodistas que, según el Emperador, lo estaban ”mirando medio raro”, éste se retiró para ”tener una charlita” con los senadores y hacerles entender cuan importante era que su nominación se aprobase inmediatamente.

La nominación de Miers/Palpatine se aprobó unánimemente y estableció un récord sin precendente en la historia del gobierno estadounidense.